Lo primero que debe saber un mujer embaraza con respecto a la salud oral de su futuro hijo es que se produce una transmisión de bacterias desde la madre al recién nacido (con los besos, al probar la comida con la misma cuchara, al chupar el biberón o el chupete…). Por ello, lo mejor, es lograr un estado de salud oral en la madre antes del nacimiento. ¿Cómo? Visitando al dentista para chequear el estado de la boca para que, en el caso de que sea necesario, se realicen los tratamientos oportunos. También resulta útil la utilización de pastas y colutorios fluorados. A veces puede estar indicado el uso de antisépticos orales. Estas medidas reducen la transmisión de bacterias causantes de la caries al recién nacido (bacterias que son responsables de las caries tempranas de la infancia).

bebe

¿Y cuando ya haya nacido el bebé?

Después de las tomas del biberón, es aconsejable limpiarle las encías con una gasita.

En torno al sexto mes empezarán a salirle los primeros dientes, hay que limpiárselos con un cepillo suave o una gasa. Puede ser muy útil un dedal de silicona.

Es importante que hasta que el niño sea grande (8 años) los padres revisen o repasen ellos mismos el cepillado de los niños. Es especialmente importante el cepillado antes de irse a la cama.bocabebe

Enel caso de los bebés, no debemos dejarlos acostados con el biberón salvo que contenga agua.

NUNCA debemos mojar el chupete o el biberón en miel u otras sustancias azucaradas para calmar el llanto.

A partir de los dos años es aconsejable retirar el chupete y evitar que el niño realice succión del dedo. El abuso de estos hábitos puede dar lugar a problemas oclusales que será necesario corregir mediante ortodoncia.

 

 

bebe2


Abrir chat
1
¿Necesita ayuda?
Estamos aquí para resolver sus dudas
Iniciar Chat
Powered by