A nivel mundial, tienen diabetes 220 millones de personas. En España, un 30% de la población presenta alteraciones en los niveles de glucosa en sangre.

1 de cada 3 personas tienen alteraciones de la glucosa

Tipos de diabetes

La diabetes es un grupo de enfermedades caracterizadas por altos niveles de glucosa en sangre (hiperglucemia), como resultado de una producción insuficiente de insulina, de su acción defectuosa, o de ambas.

Diabetes tipo 1

También llamada insulinodependiente, se desarrolla cuando el sistema inmunológico del organismo destruye las células beta del páncreas, las encargadas de producir la insulina. Las personas con este tipo de diabetes se deben administrar insulina para sobrevivir.

Representa entre un 5% y un 10% de todos los casos de diabetes. Suele diagnosticarse en menores de 18 años y sus síntomas más frecuentes son:

  • Poliuria (micción frecuente)
  • Polifagia (hambre constante)
  • Polidipsia (sed inusual)

img7

 

 Diabetes tipo 2

Comienza por lo general como una resistencia a la acción de la insulina (hormona que regula la entrada de glucosa en las células). Las células no aprovechan adecuadamente la insulina.

Representa aproximadamente entre el 90-95% de los casos de diabetes. Los signos y síntomas de la diabetes tipo 2 pueden ser similares a los de la tipo 1, pero además suelen presentarse:

  • Retraso en la cicatrización
  • Visión borrosa
  • Mayor susceptibilidad a las infecciones, siendo especialmente recurrentes las infecciones periodontales

El riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 aumenta con el sedentarismo, la obesidad, la edad y el tabaquismo.

 

Diabetes gestacional

Intolerancia a la glucosa que comienza en el embarazo. Afecta a 5-15% de las mujeres embarazadas. Conlleva un mayor riesgo de dar a luz niños con gran peso. Estos niños además tienen mayores probabilidades de padecer diabetes y obesidad.

 

Diabetes y salud bucodental

La diabetes puede tener diversas manifestaciones o complicaciones orales:

Xerostomía

Sequedad bucal que puede llegar a dificultar el habla y la deglución. Con ella aumenta especialmente el riesgo de caries, más aún en pacientes mayores donde aparecen las caries radiculares.

Por otro lado, la boca seca es un ambiente propicio para sufrir infecciones por hongos. Otros problemas asociados pueden ser el liquen plano oral y el síndrome de boca ardiente.

img8

 

Enfermedad Periodontal

La diabetes es un factor de riesgo muy relacionado con la gingivitis y la periodontitis. Cuanto peor sea el control de la glucemia mayor será la destrucción de los tejidos que sostienen el diente.

La diabetes también influye en el resultado del tratamiento de la enfermedad periodontal. Si los niveles de glucosa no están controlados adecuadamente la respuesta al tratamiento no es tan buena a medio/largo plazo.

De la misma manera que un mal control de la diabetes agrava la evolución de las enfermedades periodontales, una boca que presente periodontitis va multiplicar las probabilidades de tener un control insuficiente de la glucemia. Se relaciona a la periodontitis con un mayor riesgo de aparición de complicaciones graves de la diabetes como la nefropatía diabética o enfermedades cardiovasculares isquémicas.

img9

El tratamiento de la enfermedad periodontal es una manera efectiva de favorecer el control de la diabetes.

 

 


Abrir chat
1
¿Necesita ayuda?
Estamos aquí para resolver sus dudas
Iniciar Chat
Powered by